¿Cuáles son las principales diferencias lingüístico-culturales entre latinoamericanos, europeos y norteamericanos?

Todos sabemos que aprender un idioma significa no solo entender y aplicar adecuadamente elementos como la fonética (sonidos) la sintaxis (orden de las frases), la gramática (reglas como puntuación, ortografía, tiempos verbales, etc.), y los modismos (expresiones particulares), entre otros. Aprender una lengua también tiene que ver con comprender una cultura, sus raíces, tradición, economía, gastronomía e incluso su clima y horarios distintos a los nuestros. Y por tal razón, formas distintas de ver el mundo, de interactuar y de hablar de él y en él.

Pero ¿qué tanto sabemos los latinos (en adelante aquellos procedentes de América latina) que estamos aprendiendo inglés o francés como segunda lengua sobre esas formas culturales de europeos (para este texto, aquellos procedentes de Suecia, Finlandia, Bélgica, Alemania, Italia, Francia y España), norte americanos (en adelante aquellos procedentes de Estados Unidos, Canadá y Alaska) y viceversa? ¿Conocemos esas diferencias que van más allá de las palabras? ¿Sabemos cómo actuar cuando se presentan dichas diferencias ?

Como hablante nativa de español y profesional en inglés/francés, he interactuado con personas de muy distintas nacionalidades en muy repetidas ocasiones dentro de mi país_Colombia_ y fuera de él. Tales contextos me han llevado a observar y entender más de cerca no solo los diferentes acentos y modismos para una misma lengua sino un sinnúmero de formas diversas de comportarse ante las mismas circunstancias. Por esta razón, considero que vale la pena destacarlas en este artículo, ya que si bien "hay errores lingüísticos o conductuales simples dentro de una cultura, hay otros que pueden ser socialmente reprochables, condenables, e incluso castigables.

Como colombiana y latinoamericana, me atrevo a afirmar que los latinoamericanos, españoles e italianos somos personas más expresivas, más comunicativas, hablamos más alto y hasta reímos más alto. Además, muy posiblemente por ser naciones en vía de desarrollo_ en el caso de latinos y mexicanos_ y por nuestros sistema socio-económico, tenemos una mayor tendencia a ser más cercanos con la familia parental, compartir más los unos con los otros, a apoyarnos más; tanto así, que los hijos por lo general duran una mayor cantidad de tiempo con sus padres y en algunos casos pueden llegar a vivir con ellos y sus propias familias cuando deciden formar un hogar.

Además, en estos países latinos, la gente tiende a ser más abierta respecto a preguntas sobre su vida personal, mientras que para los belgas, suecos, franceses, alemanes y finlandeses, por ejemplo, estos temas de conversación tienden a darse solamente con personas muy cercanas.

Otro aspecto interesante de los latinoamericanos, es que por ejemplo, es muy usual que colombianos, mexicanos y venezolanos_ por mencionar algunos_ utilicen y entiendan expresiones de doble sentido, a menudo con una cierta connotación sexual, mientras que no lo es para los europeos y norteamericanos ya mencionados.

Sin embargo, si bien es cierto que el español es nuestra lengua en común en la mayoría de países latinoamericanos, ya que en Brasil de habla portugués, también existe una amplia gama de palabras y expresiones, además de nuestros diferentes acentos, que nos hacen naciones únicas.

Por otra parte, aunque cada vez es menos común que en los países hispano parlantes se relaten cuentos machistas en público, dichos comportamientos son socialmente rechazados y condenados desde cualquier punto de vista por finlandeses, suecos, belgas, entre otros.

Asimismo, expresiones cotidianas como el baile, el cual en las zonas costeras latinas permiten una mayor cercanía y _ a mi modo de ver_ una mayor carga de erotismo, en culturas como la finlandesa, la sueca o la norteamericana resultan totalmente inadecuadas y hasta reprochables. Esto haciendo referencia a bailes como la champeta, el vallenato, el reggaetón, la bachata y la zaga o kizomba, etc.

También es indiscutible que en aquellos países primermundistas con una mejor economía, la gente necesita apoyarse menos los unos en los otros en términos financieros, y de esa misma manera desarrollan desde su educación una cierta individualidad que a los mexicanos y latinos, cuyas posibilidades socio-económicas son menores, nos puede resultar extrema.

A mi paso por Europa, he podido observar que por ejemplo en Suecia, hombres y mujeres gozan por igual de tal independencia, y que gracias a la formación familiar y educativa que reciben, sus relaciones de pareja son de un 50-50; mientras que en países como México, Colombia, Bolivia, Venezuela, Ecuador, Panamá, etc., es cada vez más normal que muchas féminas no solo ostenten su tradicional rol como amas de casa, sino que además sean responsables de llevar ingresos económicos a sus hogares.

Pero también como mujer latinoamericana he podido ver con asombro y mucho agrado, que en países como Suecia, Finlandia, Bélgica, Francia y España, cada día es más común encontrar a los hombres llevando el rol de papá o mamá con sus hijos. Alimentarlos, cuidarlos, pasearlos es una tarea cotidiana; lo anormal y socialmente condenable en estos casos es que las mujeres tengan toda la responsabilidad ante el cuidado de los menores.

Los hechos anteriores nos llevan a pensar que cuando de interactuar se trata, existen algunos temas y asuntos específicos que latinos/europeos y norteamericanos deben tratar cuidadosamente para facilitar la comunicación e interacción entre ellos y crear un ambiente de mayor tolerancia que conduzca a una comunicación efectiva:

  • No solo los latinos sino los españoles e italianos hablamos muchísimo, y podemos hacerlo incluso 'todos al mismo tiempo!.
  • Los franceses, belgas, suecos y finlandeses son más pausados al hablar y tienden a turnarse para hacerlo. Los finlandeses se destacan por hablar muy poco, casi que estrictamente lo necesario.
  • Los latinos, al igual que los españoles e italianos, hablamos muy alto. Los suecos, finlandeses, belgas y franceses hablan mucho más bajo.
  • Además, no solo usamos las palabras sino una amplia cantidad de lenguaje corporal para comunicarnos. Los suecos, finlandeses, belgas y franceses usan mucho menos su cuerpo para expresarse.
  • Los latinos somos flexibles e incluso podemos llegar a ser "abusivos" con el tema de la puntualidad, el cual varía según cada país. Los europeos son muy puntuales y poco tolerantes a lo contrario.
  • Los latinos somos más abiertos a hacer amigos espontáneamente, a interactuar con otros en cualquier contexto y lugar. Los europeos, sobre todo los nórdicos, son más cerrados en este sentido y no interactúan con personas que no conocen, a menos que sea estrictamente necesario. Una vez entran en contacto con las personas, suelen ser un poco más abiertos y sobre todo amables.
  • Aunque compartimos nuestra bella lengua con España, nación colonizadora para muchos países latinos, es indiscutible que los españoles, a diferencia de los colombianos, por ejemplo, utilizan muchos insultos o "groserías". Dichos términos son empleados en el diario vivir y de manera fluida y natural; mientras que en Colombia usamos una amplia gama de dichos y refranes y una buena parte de la población colombiana usa además una gran cantidad de expresiones de carácter religioso en forma de modismos.
  • Los latinoamericanos somos más afectivos en nuestra interacción con otras personas y usamos más el contacto físico como abrazos, besos, así como elogios. Los norteamericanos ya mencionados, al igual que los europeos ya mencionados_exceptuando a los italianos y norteamericanos _ son menos afectivos y más distantes. Podrían incluso sentirse abrumados, agredidos e intimidados con nuestra efusividad o por el "excesivo" contacto físico.
  • Los colombianos y venezolanos suelen decir elogios o "piropos" a las mujeres cuando van por la calle, sobre todo con alguna connotación de tipo sexual o llamando la atención sobre los rasgos físicos de la mujer. Un acto de esta índole sería catalogado como acoso sexual en países como Suecia, Finlandia, Bélgica y muchos otros países europeos.
  • En muchas ocasiones, la misma necesidad lleva a los latinos a ser muy recursivos e inventivos para resolver sus necesidades económicas, con propuestas que pueden resaltar muy innovadoras o descabelladas. Los europeos no requieren ser tan inventivos, su economía les permite llevar un nivel de vida distinto al nuestro.
  • Los latinos somos malos lectores. Por lo general los europeos llevan "un libro debajo del brazo" a cualquier lugar.
  • Bailar muy "pegaditos" es muy común en países como Colombia y Brasil. Para los norteamericanos y europeos en general, no es una opción, menos si no se baila con el/la novi@, espos@ o compañer@ sentimental. Además de que los ritmos latinos pueden resultarles muy complejos de seguir.
  • En los países europeos y de norteamericanos ya mencionados, así como en países suramericanos como Brasil y Colombia, llamar a una persona "negra" es un acto racista, y por tanto reprochable y hasta castigable. Sin embargo, por lo menos en Colombia, muchas personas somos llamadas "negr@ _ solo por ser el individuo de piel más oscura en la familia o también por ser realmente de piel negr@_. Pero en estos dos casos, el término es usado de forma afectiva por parte de nuestros amigos y familiares y por lo tanto, no es de ninguna manera interpretado como una agresión.
  • Para los latinos, familia incluye padre, madre hijos, hermanos, tíos, primos, abuelos e incluso mascotas. Países europeos como Suecia, Finlandia, Alemania y Bélgica centran la base de su familia en padres e hijos, sin ser totalmente ajenos a los demás miembros de la familia.
  • Es muy común ver que los colombianos hacemos un chiste de cada situación por trágica que a veces resulte. Los europeos pueden encontrarlo como un acto desproporcionado o macabro.
  • Los latinos damos "muchas vueltas" para llegar al punto del cual estamos hablando. Para los europeos y norteamericanos, lo " blanco es blanco y lo negro es negro".
  • Muchas mujeres tenemos una gran tendencia a recibir o buscar apoyo por parte del género opuesto en distintas labores y situaciones de la cotidianidad. También encontramos algunos actos masculinos como fina galantería, romanticismo o amabilidad. Las europeas pueden encontrar estos mismos actos como altamente machistas pues consideran que ellas, al igual que ellos, pueden desenvolverse solas.
  • Los suecos y finlandeses siempre andan descalzos o en calcetines dentro de sus casas; esto incluso es regla para los visitantes. Para algunos latinos esto puede resultar de mal gusto, sobre todo cuando esa regla es llevada por el extranjero que vive en un país donde no se vive esta tradición.
De lo anterior podemos concluir que es muy importante entender que el hablar dos lenguas debe permitirnos comprender a la vez dos culturas. Dicha comprensión debe llevarnos al respeto por la diferencia y al aprovechamiento de la riqueza que cada una ofrece, sin juzgar ni condenar o tratar de cambiar lo que no nos parece, ni mucho menos devaluar nuestra propia cultura. Entender la cultura detrás de una lengua indiscutiblemente nos hará también unos mejores hablantes en la medida en que sabremos cómo aproximarnos los unos a los otros y ojalá a ser mucho más flexibles ante las diferencias.





2019年11月5日
$14.00
USD/小时

Elma Janeth Perea

5.0
$14.00
USD/小时
Flag
西班牙语
globe
哥伦比亚
time
14
:
西班牙语
母语
,
英语
C2
,
法语
B2
Hi! My name is Elma Janeth Perea. I am from Colombia. I am a Spanish speaker certified in English teaching. I have taught English and Spanish (children, adolescents and adults) at different universities and educational institutions of the region for more than 20 years, and I have a B2 level in French, which I am currently studying. I also have a Master degree in Translation, which has helped me understand how language works for both cultures. Currently, I am working as an English /Spanish teacher and also as a freelance translator/interpreter. I really enjoy talking to people and sharing what I know. I think we really learn by doing, therefore, my teaching is based on the communicative approach, among others, since I know that the more we talk and interact in a language, the more we learn and improve our communicative skills; for this reason, I count on a wide range of material like Power Point presentations, pictures, readings, games, news articles, audios, posters, videos, etc. I always design the class according to each learner’s needs and preferences because learning a language should be an amusing and challenging experience instead of a stressing or boring task where grammar is not necessarily the main goal. It and can also be learned in a simple way. I am an open person, with lots of patience and creativity, and I will be really pleased to be part of your learning experience, just let’s start!
Flag
西班牙语
globe
哥伦比亚
time
14
:
西班牙语
母语
,
英语
C2
,
法语
B2
Hi! My name is Elma Janeth Perea. I am from Colombia. I am a Spanish speaker certified in English teaching. I have taught English and Spanish (children, adolescents and adults) at different universities and educational institutions of the region for more than 20 years, and I have a B2 level in French, which I am currently studying. I also have a Master degree in Translation, which has helped me understand how language works for both cultures. Currently, I am working as an English /Spanish teacher and also as a freelance translator/interpreter. I really enjoy talking to people and sharing what I know. I think we really learn by doing, therefore, my teaching is based on the communicative approach, among others, since I know that the more we talk and interact in a language, the more we learn and improve our communicative skills; for this reason, I count on a wide range of material like Power Point presentations, pictures, readings, games, news articles, audios, posters, videos, etc. I always design the class according to each learner’s needs and preferences because learning a language should be an amusing and challenging experience instead of a stressing or boring task where grammar is not necessarily the main goal. It and can also be learned in a simple way. I am an open person, with lots of patience and creativity, and I will be really pleased to be part of your learning experience, just let’s start!